Tania Dorantes

FINANZAS

julio 28, 2022
10:01 am
Facebook
Twitter
LinkedIn

La problemática de la Constancia de Situación Fiscal

El trámite tiene su origen en la reforma fiscal del 2022 y la versión del Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) 4.0, el cual comprende entre otros cambios, la obligación de incluir el código postal del domicilio fiscal de la persona a quien se expide el CFDI (receptor), así la reforma repercutió a más de los 47.18 millones de contribuyentes que están bajo el régimen de sueldos y salarios, de acuerdo con el Informe Tributario y de Gestión del primer trimestre del 2022.

El objetivo del CFDI 4.0 es que la autoridad fiscal cuente con información más completa, para facilitar la presentación de declaraciones con información pre-llenada y la fiscalización indirecta hacia las personas del régimen de sueldos y salarios que son contribuyentes cautivos que tributan mediante la retención del impuesto sobre la renta en su nómina, cabe señalar que la actualización de su información fiscal no dará lugar a un aumento en la recaudación de la autoridad, únicamente aportará información más fidedigna de los mismos.

Por ello, las personas físicas iniciaron el trámite de su constancia de situación fiscal, con la finalidad de proporcionar el documento al patrón y que este a su vez, cuente con la información correcta para la emisión del CFDI 4.0, ya que de no coincidir con los datos registrados en el SAT la nómina sería no deducible.

El pasado 8 de junio, el SAT mediante un comunicado precisó que, en caso del CFDI de nómina, los trabajadores podrán no entregar a sus empleadores la Constancia de Situación Fiscal y que solo bastaría proporcionar los datos fiscales correctos, sin embargo, muchos empleados no conocen qué domicilio fiscal está registrado en su Registro Federal de Contribuyentes (RFC), ya que anteriormente el empleador realizaba el registro como parte de sus obligaciones fiscales y utilizaba su propio domicilio fiscal.

El 4 de julio, la titular del SAT, Raquel Buenrostro aclaró que la dependencia nunca solicitó directamente a las empresas este documento y algunas empresas grandes comenzaron a exigir la constancia de situación fiscal, esta situación se suscitó hasta el nivel de condicionar el pago de nómina para quienes no entregaran este documento, por lo que genero pánico en el sector asalariado, pero es importante comentar que la Ley Federal del Trabajo (LFT) establece que es irrenunciable el derecho de los trabajadores a recibir una remuneración y la obligación del patrón de pagar el salario no se suspende salvo por ciertas situaciones previstas en la misma ley.

La autoridad fiscal dio una prórroga hasta el 31 de diciembre del 2022 para la entrada en vigor de la CFDI 4.0, lo cual da tranquilidad a los trabajadores que buscaban obtener la constancia de situación fiscal.

Ahora bien, una planeación adecuada por parte del SAT para obtener la información completa del CFDI 4.0, y permitir solventar el requerimiento hacia los patrones sin arriesgar la deducibilidad de la nómina, debería ser el permitir que los mismos puedan realizar el trámite directamente, posiblemente a través de un aplicativo que permita actualizar la información de forma masiva de los trabajadores y de esta forma evitar que los empleados pierdan su tiempo en largas filas.

Así, aplicaciones como el SAT ID, han ayudado a complementar este requisito, pero no tiene una difusión adecuada y mucho menos ha generado confianza, de tal forma que hoy en día al sector asalariado no tiene interés en actualizar su información para no estar en el radar del SAT, ya que pueden estar expuestos a algún tipo de fiscalización.

Artículos recomendados